¿QUIÉN PAGA EL IMPUESTO DE CIRCULACIÓN AL VENDER UN COCHE?

Coche-aparcado-junto-a-un-árbol
1024 512 admin

La fiscalidad de los automóviles es uno de los aspectos que más suelen preocuparnos a la hora de comprar o vender un coche. Una de las preguntas más recurrentes en estos casos es saber quién paga el impuesto de circulación. Antes de entrar en detalles conviene hacer un repaso para tener claros todos los conceptos, así que vamos allá.

¿Qué es el impuesto de circulación?

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (ITVM), más conocido como impuesto de circulación y a veces llamado “sello del coche” o “viñeta”, es un tributo directo sobre la titularidad de los vehículos de tracción mecánica aptos para circular por la vía pública, es decir, aquellos que están matriculados en el registro oficial de la DGT (Dirección General de Tráfico).

Es un impuesto obligatorio y se aplica a cualquier vehículo a motor, incluyendo turismos, motos, furgonetas, autobuses y camiones. También los vehículos eléctricos tienen la obligación de realizar este pago, aunque este tipo de automóviles tienen algunos descuentos en las tasas.

Aunque es obligatorio en todo el territorio español, su aplicación es a nivel municipal, por lo que la cuantía varía dependiendo de la provincia y la localidad donde se resida. Igualmente, la cantidad varía también en función del tipo de vehículo que se tenga, suponiendo un importe diferente acorde a su peso total, el número máximo de asientos, su cilindrada y las emisiones contaminantes del motor (un coche más contaminante estará obligado a pagar una cantidad mayor).

Saber quién paga el impuesto de circulación si se quiere vender el coche es importante por la propia naturaleza de este tributo. Hay que saber que se abona de forma anual, normalmente entre abril y mayo, pero su vigencia permanece desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

¿Quién debe pagar el impuesto de circulación cuando se vende un coche?

Al vender un coche, es el momento en el que se lleva a cabo la transacción el que determina quién paga el impuesto de circulación. La Ley establece que la obligación de pagar el IVTM recae sobre el propietario oficial, es decir, la persona física o jurídica cuyo nombre figure en el permiso de circulación del vehículo el 1 de enero del año en curso.

Esto significa que, cuando la compraventa se ha producido entre particulares con el año ya iniciado, la persona encargada de pagarlo será el propietario en el registro del vehículo a fecha 1 de enero, es decir, quien figurase como titular en esa fecha. Así, si el vehículo se vende en febrero, la persona encargada de efectuar el pago de esta tasa será quien haya sido su propietario el primer día del año en curso, teniendo dicho impuesto validez hasta el 31 de diciembre del mismo año.

Vender el coche a otra persona significa que el vendedor tiene que pagar por el ejercicio de todo el año y entregar el justificante de pago al nuevo propietario. Por eso, una práctica muy habitual es añadir el coste al precio final de venta. Se puede llegar a un acuerdo con el comprador para repercutirle la parte proporcional del impuesto por los meses en los que el coche va a ser de su propiedad.

Una vez llevada a cabo la venta, el nuevo dueño debe solicitar el cambio de titularidad en Tráfico, que lo notificará al Ayuntamiento correspondiente. Sólo de este modo el anterior dueño del coche quedará exento del pago del impuesto municipal.

¿Se puede transferir un coche sin impuesto de circulación?

Es importante que, en el momento de una transacción de compraventa, ambas partes recuerden que es imposible vender un coche sin el impuesto de circulación. De esta manera, ambos tendrán que comprobar que todos los pagos están al corriente.

La manera más conveniente de verificar que los pagos del impuesto de circulación están al día es solicitar un informe del vehículo a la DGT, en el que, entre otros datos, aparecen registradas las cargas o gravámenes que pueden impedir la transmisión del vehículo.

¿Cuáles son los vehículos que no pagan el impuesto de circulación?

Existe una serie de vehículos que se encuentran exentos de realizar este pago, son los denominados coches libres:

  • Los coches oficiales, de oficinas consulares o de representación oficial.
  • Los automóviles municipales, como los de la policía local.
  • Los vehículos de transporte público (autobuses) con más de 9 plazas.
  • Las ambulancias y los vehículos destinados a la asistencia sanitaria.
  • Los vehículos para personas con movilidad reducida.
  • Los vehículos dedicados a la inspección agraria, incluidos tractores y remolques.
  • Los vehículos de colección o considerados históricos.

Cabe destacar que, en el caso de que aquellos vehículos obligados a abonar el impuesto de circulación no lo hagan, irán recibiendo notificaciones del Ayuntamiento que van generando una deuda cada vez mayor, pudiendo llegar a recibir una multa de Tráfico por el impago.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí
Política de cookies