¿CUÁLES SON LAS AVERÍAS MÁS FRECUENTES DE UN COCHE EN VERANO?

Averías-más-frecuentes-en-coche-en-verano
1024 512 admin

En verano el calor nos hace estar más cansados o nos provoca una necesidad de beber más cantidad de agua durante el día y, de la misma manera, las altas temperaturas pueden afectar también a tu coche. Se trata de una de las épocas del año en las que realizamos más desplazamientos con nuestro vehículo, por lo que es conveniente realizar una revisión antes de iniciar un trayecto largo. El calor aumenta las probabilidades de que suframos alguna avería en el viaje por carretera, lo cual puede agravarse si nuestro coche queda expuesto al sol durante largos periodos. En este post te contamos las averías de coche más comunes en esta estación y algunos consejos para evitarlas.

Estacionamiento en verano

Los rayos directos del sol sobre nuestro coche pueden dañar seriamente tanto la carrocería como algunos elementos mecánicos y técnicos del vehículo, así que una primera recomendación para evitar estos efectos negativos del calor extremo es evitar aparcar al sol en las horas centrales del día (aproximadamente entre las 12 del medio día y las 16 horas de la tarde). Lo ideal para proteger el vehículo sería aparcar a la sombra o en una plaza de aparcamiento subterránea.

Si se da el caso de no poder estacionar en ninguno de estos dos lugares y nos vemos obligados a dejarlo en pleno sol, el uso de un parasol sobre la luneta delantera de nuestro coche es un buen truco. Además de minimizar los efectos negativos de la incidencia directa de los rayos en el volante, salpicadero y asientos, rebajará unos grados la temperatura interior del vehículo.

Para el cuidado del automóvil durante los meses de más calor también es recomendable lavarlo más a menudo, eso sí, tratando de hacerlo en las horas en las que el sol sea menos agresivo.

“Calentones” estivales

El motor es una de las piezas que, sin duda, más se resiente en verano, y las averías más comunes están relacionadas con el control de la temperatura y el líquido refrigerante.

Los habitualmente conocidos como “calentones” no son más que averías en el motor por problemas con el electroventilador y el termostato, dos elementos indispensables para el buen funcionamiento del coche y que sufren mucho los efectos del calor. Son los que se encargan de regular la temperatura del motor controlando el líquido refrigerante. Si estos fallan, dicho líquido no llega al motor y se produce un sobrecalentamiento.

Lo más importante en estos casos es revisar los niveles de refrigerante y aceite antes de iniciar el recorrido. Todos los niveles de líquidos del vehículo (aceite, frenos, dirección y refrigerante) deben permanecer en el estado óptimo según las indicaciones del fabricante durante todo el año, pero especialmente en verano puesto que se evaporan con más frecuencia.

Pinchazos o reventones en los neumáticos

Con el calor y al estar sometidos a más temperatura, otros de los elementos del coche que más rápido se deterioran son los neumáticos. El excesivo calor del asfalto provoca un mayor desgaste en las gomas, lo que puede desembocar en la pérdida de eficacia. Esto, unido a que los viajes que realizamos con nuestro vehículo en verano son más largos que los que solemos hacer durante el resto del año, hace que el deterioro sea aún mayor.

Es aconsejable revisar con frecuencia, especialmente antes y después del viaje (y cambiarlos en caso de que sea necesario) el estado y la presión de los neumáticos para evitar incidentes a lo largo del recorrido, ya que necesitarás un buen agarre para el asfalto ardiente.

Problemas con el aire acondicionado

Otro de los componentes técnicos que conviene tener en estado óptimo durante el verano es el aire acondicionado. Este sistema somete al motor a un esfuerzo mayor, por lo que conservarlo en perfecto estado es vital para evitar problemas mecánicos y poder viajar con la temperatura adecuada.

Es lógico utilizarlo con frecuencia cuando la temperatura fuera del automóvil es muy elevada, pero se debe evitar hacerlo en exceso, a máxima potencia y al arrancar el motor.

Es importante revisar el estado de la correa de auxiliares, el filtro (comprobar que no esté obstruido por el polvo y el polen en primavera) y mantener lo más limpia posible la entrada de aire de la zona baja del parabrisas, evitando la presencia de cualquier elemento delante de la rejilla.

Por eso, para que los viajes sean más agradables en verano, es importante revisar los filtros de aire, limpiarlos y cambiarlos si es necesario antes de iniciar el recorrido y comprobar que el flujo de aire que sale por los conductos de ventilación sea fresco. Si no es lo suficientemente frío, significa que el sistema de aire acondicionado necesita una carga o que el filtro está obstruido y hay que sustituirlo.

Estado de los limpiaparabrisas

Que no los utilicemos mucho durante esta temporada no significa que no debamos revisarlos. Las gomas de los limpiaparabrisas son muy sensibles al calor y, como consecuencia de los efectos del sol, pueden deteriorarse en exceso. Para evitar que la goma se cuartee y pierda eficacia, se deben hacer revisiones frecuentes.

Trucos para bajar la temperatura del interior del coche y evitar averías en verano

El verano es sinónimo de temperaturas muy altas, y un calor excesivo dentro del coche influye directamente en la conducción, por eso:

  1. Si no puedes estacionar en la sombra, pon el parasol cuando aparques. Puede rebajar la temperatura hasta 10 grados.
  2. Antes de montarte, baja las ventanillas y abre las puertas para dejar salir el aire caliente acumulado dentro del vehículo.
  3. Presta atención a los indicadores de temperatura. Si ves que el marcador sube demasiado, lo mejor es que apagues el motor y dejes que el coche se enfríe. Si aun así no se apaga, debes llevarlo al taller antes de iniciar el viaje.
  4. El climatizador debe estar entre 22 y 24 grados. Así evitaremos cambios de temperatura demasiado bruscos.
  5. Lava el coche con frecuencia para mantenerlo fresco y aireado, así evitarás un sobrecalentamiento de la chapa.
  6. Evita viajar durante las horas centrales del día y realiza paradas cada dos horas para descansar.
  7. Lleva siempre alguna bebida fría para hidratarte con frecuencia, la deshidratación provoca pérdida de reflejos.
  8. Si te sientes cansado o fatigado, no dudes en parar.

Pero ¿y si a pesar de todas las recomendaciones no puedes evitar la avería de tu coche en verano? En ese caso, tienes dos opciones: reparar tu vehículo o acudir al portal de compraventa de Tempolomotor, en el que tenemos todo tipo de marcas y modelos disponibles para ti. ¡Los coches de segunda mano más baratos a tu alcance con un solo click!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí
Política de cookies